GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Lecciones de tolerancia en Alcorcón

Editorial
Culturas
FUENTE: Wikimedia Commons | Antonio Cruz/ABr Licencia CC
El Partido Popular de Alcorcón estrecha lazos con la comunidad ortodoxa y se distancia cada vez más del colectivo LGTB

De nuevo Alcorcón es ejemplo de respeto y convivencia. El Ayuntamiento ha cedido a la  Parroquia Ortodoxa Rumana un local para que pueda realizar en él sus actividades litúrgicas durante cinco años, de momento. Durante la reunión entre el alcalde y el representante de la parroquia rumana se ha hablado de la integración del colectivo en la ciudad.

Resulta curioso que este acercamiento se dé en una ciudad como Alcorcón, cuyo alcalde, David Pérez García (PP), se negó el año pasado a participar en el día del Orgullo Gay de Madrid. En cambio, en esas mismas fechas, creó una línea telefónica para denunciar cualquier vulnerabilidad contra los derechos básicos de los ciudadanos. Su discurso sobre pluralismo, integración y diversidad es, cuanto menos, hipócrita.

El alcalde, en un alarde de demostrar tolerancia y respeto hacia colectivos minoritarios, ha afirmado que desde el Ayuntamiento se lleva tiempo trabajando en políticas que fomenten el respeto. Un discurso precioso que, sin embargo, no concuerda con la abstención de su partido el año pasado ante la votación que convertiría a Alcorcón en una ciudad ‘gay-friendly’. Efectivamente, las únicas 10 abstenciones dentro de la votación pertenecían al propio partido del alcalde, el Partido Popular.

Mucho se habla de estrechar lazos basados en el respeto a la diversidad y pluralidad, pero las decisiones tomadas por el Ayuntamiento de Alcorcón reflejan todo lo contrario. Parece que la idea de David Pérez sobre los derechos básicos y la tolerancia no abarca a las personas con diferente orientación sexual a la del líder de su partido.

Precisamente la Iglesia Ortodoxa ha manifestado desde siempre su idea de la homosexualidad como un pecado con tintes de enfermedad mental. Para ellos, ser homosexual es vergonzoso e inaceptable. ¿Resultaría muy retorcido pensar que la decisión del PP de estrechar lazos con el colectivo ortodoxo se deba al rechazo de ambos hacia los homosexuales?

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech