GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Viaje a Colonia

Crónica
Culturas
Vistas del Rin y Colonia desde el Museo del Chocolate
El miércoles diecisiete de enero a las siete de la mañana despegaba nuestro avión rumbo a Colonia, la capital del Rin. Llegamos al aeropuerto Köln-Bonn a las diez de la mañana y rápidamente nos encontramos con las frías temperaturas que azotan la localidad alemana en esas fechas invernales.

Lo primero que hicimos fue ir en busca de nuestro alojamiento, en el barrio de Nippes, a dos estaciones del centro de la villa. Tras probar la cerveza típica, dejamos las maletas en la habitación  y bajamos a comer los mejores macarrones del barrio.

Con el estómago lleno, qué mejor momento para ver una de las catedrales más impresionantes de Europa y dar un paseo por el corazón de la ciudad. Mientras caminábamos a orillas del rio Rin, nos topamos con varios puntos de interés turístico, como el Museo del Chocolate. Para cerrar este primer día degustamos la gastronomía típica colonesa de la mano de unas buenas pintas.

El segundo día comenzamos la ruta de visitas. La catedral fue nuestro primer destino, para entrar a ella pagamos un precio asequible de tres euros y no defraudó. En el interior de esta catedral de estilo gótico nos encontramos con grandes joyas del arte alemán y su tesoro mejor conservado: restos de los “Tres Reyes Magos”. Al salir de ella atravesamos el emblemático puente de Colonia, el Hohenzollern bridge, para llegar al Köln Triangle, uno de los edificios más altos de la ciudad y donde podemos observar una gran vista panorámica desde su azotea. Después de una larga mañana turística, para recuperar fuerzas, nos comimos un gran codillo encebollado tradicional con patatas.

Al caer la noche, llegó el momento de salir a conocer la noche colonesa. Fuimos a la discoteca Bootshaus, donde tuvimos la suerte de disfrutar de uno de los mejores DJ’s del panorama internacional que además, era español: Danny Ávila.

El tercer día, tras una noche intensa, fue el más tranquilo del transcurso de nuestro viaje. Con todos los monumentos y lugares más importantes visitados, decidimos dar un paseo por la Schildergasse, el núcleo comercial de la ciudad. Para rematar este periplo asistimos al Rhein Energie Stadion, donde juega sus partidos el 1.FC Köln. Aquí tuvimos una de las mejores experiencias de nuestras vidas. Gracias a la generosidad de dos de sus seguidores pudimos disfrutar de una fiesta dentro del estadio, viendo uno de los partidos más importantes para el Colonia esta temporada.

Tristemente esta aventura llena de grandes vivencias llegaba a su fin, el avión con destino a Madrid partía a las cuatro de la tarde el domingo veintiuno de enero.

 

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech