GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

La Fórmula 1 se dirige a Europa: empieza el juego

Opinión
Deportes
Tras tres carreras alejada del hogar espiritual del deporte, el Gran Circo vuelve a parajes del viejo continente. Éste suele ser un buen momento para hacer un primer balance de la trayectoria de los equipos, que en algunos casos determina el ritmo que va a seguir su temporada, y en otros es un espejismo. En cualquier caso, con un período relativamente amplio para que los equipos trabajen en dar otra vuelta de tuerca, nunca mejor dicho, a sus bólidos, la temporada de verdad empieza aquí.

Podemos empezar por los equipos de cola. Y, sin duda alguna, la gran sorpresa, muy desagradable, es ver a McLaren sufriendo por tercer año consecutivo. Uno pensaría que un fabricante con los recursos de Honda, y tras realizar progresos alentadores en 2016, daría el salto definitivo este año y pelearía por hacer cosas importantes. Nada de eso. La apuesta de los nipones de fabricar un motor nuevo inspirándose en Mercedes, la referencia, ha sido un fiasco, otro más para la lista. Han vuelto a las penurias de 2015 y queda en entredicho la capacidad de Honda para estar en el deporte. Con estos antecedentes se hace muy difícil confiar en que las mejoras que introduzcan surtan efecto.

 

Esto debe ser descorazonador para Fernando Alonso, el mejor piloto del campeonato desde la (primera) retirada de Michael Schumacher en 2006. Sin podios desde que dejara Ferrari, McLaren se ha visto en la necesidad de agasajarle dejándole correr las 500 Millas con la esperanza de que no pegue la espantada. El segundo piloto, Stoffel Vandoorne, de impecable currículum en categorías inferiores e inmenso talento, tampoco se merece pasar por este trago. Imperativo que los de Woking resuciten, su futuro y el de sus pilotos está en serio riesgo.

 

 

Por delante de ellos, Sauber pugna por superar a varios equipos, aunque, con motores del año anterior y un presupuesto ajustado, sus opciones son limitadas. La batalla de mitad de la parrilla, compuesta por Toro Rosso, Haas, Force India, Renault y Williams, es feroz. Todos parecen haber hecho un sólido trabajo y cuentan con pilotos de calidad en sus filas, pero el estatuto de equipo B de los rubrotaurinos parece dejarles un poco por detrás de los otros nombres. Haas sigue luchando por demostrar que este equipo nuevo ha venido para quedarse y hacer cosas importantes, y los franceses cuentan con el respaldo de ser un fabricante. Se prevé que conforme avance la temporada los galos se irán asentando como los mejores del resto.

 

Principiantes
 

Cabe hablar sobre todo de los novatos, pertenecientes a estos equipos. Lance Stroll ha desembolsado una auténtica fortuna para estar en la F1, y es junto con Verstappen un auténtico yogurín, con apenas la mayoría de edad cumplida. Desafortunado inicio de campaña, con tres accidentes en tres carreras, pero sólo en Australia fue culpa suya. Parece mostrar velocidad y será interesante ver dónde acaba cuando vea su primera bandera a cuadros. Esteban Ocón batió al holandés de Red Bull en Fórmula 3, así que manco tampoco es, y en claro contraste con Stroll ha terminado, y puntuado, en los tres Grandes Premios disputados. Ambos, en general, parecen en disposición de incomodar a sus expertos compañeros de equipo, y tanto el Williams como el Force India son monoplazas rápidos.

 

 

Y en el pelotón elitista, Mercedes se ha visto sorprendida por los grandes avances de Ferrari. A priori, tras un 2016 brillante y contando con el genio técnico de Adrian Newey, Red Bull parecía estar en mejor disposición, pero los de Maranello han dejado su tormentoso pasado reciente atrás y se han erigido como el equipo a batir. Si son capaces de evolucionar su monoplaza adecuadamente, Sebastian Vettel está en total disposición de batir a Lewis Hamilton, algo alentador para los que preveían que el inglés se quedaría sólo en la cumbre tras la retirada inesperada de Nico Rosberg. A los de Milton Keynes les queda trabajar duro para convertirse en candidatos a los títulos.

 

 

Max Verstappen sigue demostrando tener un talento a la altura de leyendas como Ayrton Senna y está poniendo a Daniel Ricciardo contra las cuerdas. Su podio en China partiendo a la cola de la parrilla fue otra demostración de puro genio, y si por manos es en el equipo de Christian Horner van a causar dolores de cabeza en cuando el RB13 termine de afinarse. Valtteri Bottas, el flamante nuevo compañero de Hamilton, necesitará tiempo para acostumbrarse a su nuevo entorno en que el tricampeón es el líder indiscutible pero con dos podios y una pole position ya en su haber ha demostrado que merece estar en un equipo grande. Y en cuanto a Kimi Räikkönen, visto el ritmo del Ferrari, debe volver a ser el piloto aguerrido que fue en sus buenos tiempos, ya que Ferrari necesita más de él en una temporada en que luchan por el Mundial de Constructores.

 

 

Definitivamente, esta temporada ofrece una igualdad mucho mayor ahora que los equipos se han asentado más en la fórmula de los motores V6 turbo y las diferencias se han reducido notablemente entre motoristas (con la salvedad de los nipones de Honda). Las nuevas reglas en materia aerodinámica y de neumáticos no han perjudicado el espectáculo en pista como se temía y el duelo italogermánico es el plato fuerte de la temporada europea, sin quitar el ojo a la mitad de la parrilla. Se avecinan curvas...

Desarrollo en Drupal por Suomitech