GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Ilusión, ganas y esfuerzo: esto es el rugby femenino

Reportaje
Deportes
Foto: María Teresa Muñoz Capel
Este grupo de chicas son un claro ejemplo de que no existen deportes de género. Semana tras semana demuestran que participar en una competición, a la vez que divertirse, está al alcance de cualquiera.

Suena el silbato, Balón al aire. Como cada fin de semana las chicas del Rugby Alcalá disputan su encuentro liguero en el Antonio Machado. Hoy se juegan el liderato ante uno de los rivales más fuertes, el Cisneros B. Desde la grada, les apoyan sus amigos, allegados y especialmente los jugadores del equipo masculino, que junto a ellas forman la familia del Club de Rugby Alcalá.

Con más de 300 fichas en sus categorías inferiores, y equipos senior en primera y segunda regional, este año la incorporación del femenino ha supuesto un plus para sus filas.  En verano el objetivo de las chicas era poder llegar a formar un equipo y entrar en liga. No sólo lo han conseguido, sino que además han obtenido grandes resultados. 

 

 

 

 

Para jugar al rugby sólo hay un requisito: tener ganas 

El pasado 12 de marzo, la victoria fue para el equipo visitante, uno de los mejores de la categoría. No es fácil luchar una liga empezando de cero. Muchas de ellas llegaron sin apenas saber coger un balón de rugby. Pese a ello, siempre están buscando nuevas incorporaciones y animan a todas a probar. Según las chicas y el propio entrenador, el único requisito para jugar a este deporte es tener ilusión y ganas, el resto llega con el trabajo diario. Entre ellas existen amplias diferencias de edad y físico, pero todas tienen un hueco y todas suman. 

Con la fuerza que ellas demuestran semana tras semana, no es de extrañar que para el club ya sean imprescindibles. Ante la pregunta ¿es el rugby un deporte para hombres? Todos, desde los más pequeños hasta los más veteranos, lo tienen claro: “no rotundo”. 

 

 

 

"El tercer tiempo", un homenaje a la deportividad

Los lazos entre las distintas categorías quedan, si cabe, más unidos en el llamadotercer tiempo”. Después de cada partido, el equipo local invita al visitante a comer en las instalaciones del club. No solo es un ejemplo de deportividad,  demostrando que la rivalidad se queda en el campo, sino que además supone una prueba más de los valores que promulga el rugby: compañerismo y respeto.

Es cierto que quizás, el deporte femenino no ha tenido hasta ahora la representatividad y repercusión que ha tenido el masculino. Sin embargo, cada día son más las mujeres que se animan a practicar cualquier disciplina, demostrando que no existen deportes de género. Da igual el sexo y la edad, en el Club de Rugby Alcalá la igualdad es un valor bien aprehendido desde pequeños.

Comentarios

Me parece estupendo que se potencie deportes de este tipo y, especialmente, el papel de la mujer. Cuanta más motivación entre los jóvenes menos acudirán a malos hábitos (drogas, etc.). Además, defender la igualdad entre mujeres y hombres comienza desde lo más cotidinao y lo que más gusta que es el deporte.

Desarrollo en Drupal por Suomitech