GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El trascendental paso de las aulas al ámbito laboral

Entrevista
Sociedad
Fachada Agencia EFE - Fuente Wikimedia Commons
La difícil tarea de acabar los estudios y enfrentarse a un mercado laboral tan similar a la jungla que te habían contado.

Un año después, Ana aún recuerda cómo se quedó plantada aquella mañana frente a la puerta del número ocho de la Avenida de Burgos. Quería dar buena impresión, coqueta, pero no presuntuosa, se mordía el labio inferior como hace cuando no las tiene todas consigo. Ella es Ana Martínez, la protagonista de esta historia, quién comenzó a disfrutar el pasado 2 de enero de una de las becas que ofrece la Fundación SGAE en colaboración con la Agencia EFE. Ana es un flagrante ejemplo para todos aquellos que al finalizar su formación universitaria se enfrentan con miedo a sus primeros pasos en el ámbito laboral.

Me saluda con un abrazo al llegar. Nos sentamos en un sofá chester de aquel pequeño espacio de inspiración vintage que está situado frente al gigante de veinte pisos de ladrillo, cristal y hormigón que engloba la sede de la Agencia EFE en Madrid. Clavamos ahí la mirada y ella me cuenta que su planta es la 13, número nefasto para algunos y marca de buena estrella para ella desde que a finales de diciembre le comunicaran que una de las dos becas en la agencia de noticias era suya.

-¿Cómo recuerdas tu primer día?

- Primer día de trabajo y primera rueda de prensa superada, comencé pisando fuerte.

Recuerda de manera especial aquel primer día, sentada en su nueva mesa, en la que se sentía como una extraña, - “me tomé un minuto de libertad al llegar y empecé a contemplar las que serían mis vistas hasta el próximo diciembre” -.

En sus respuestas se entrevé que es gruppie del europeísmo, la política internacional y todo ese batiburrillo de presidentes de cámaras, jefes de estado, delegaciones e instituciones que ni mi grabadora recuerda. Pero no consiguió pasar esa prueba, y aun hoy lo lamenta. “Se me ha quedado agarrado en la autoestima, como el frío en la espalda” dice, y con un leve suspiro su respuesta se torna en lamento.

Su año en EFE

Confiesa vergonzosa, que le ha dado tiempo a cubrir todo tipo de presentaciones y eventos, sin embargo – “aún no es suficiente, quiero seguir alimentando mis ganas de aprender más” – comenta.

 “Yo prefiero ser cola de león, a cabeza de ratón, se aprende de los mejores” dice.

Planes de futuro

Ahora cuenta con once meses para trabajar duro, aprender a base de golpes e intentar hacerse un hueco permanente en la agencia.

Representa uno de los tantos modelos de jóvenes de hoy en día. Jóvenes que terminan sus estudios y gracias al esfuerzo, y también porque no decirlo, un poquito de suerte, logran besar sus sueños, y acariciar noticias y letras, hasta que quizá y solo quizá algún día su foto y su firma aparezca en los dominicales.

 

Desarrollo en Drupal por Suomitech