GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

El salto de la victoria

Crónica
Deportes
El Real Madrid consigue una importante victoria en Turín para encarrilar el pase a semifinales. Cristiano Ronaldo, que marcó dos goles, fue el MVP del partido con una chilena que pasará a la posteridad.
Cartel de presentación del partido
 
No habían pasado ni cinco minutos desde que arrancó el partido y Cristiano Ronaldo ya había anotado el primer gol para el Real Madrid. Todo un mazazo para el estado anímico de una Juventus que reclamaba “vendetta” por la derrota en la pasada final de Champions en Cardiff. Los bianconeri salieron con un sistema muy clásico del fútbol italiano: bien ordenados atrás con Chielini y Barzagli de centrales y un doble pivote en el centro del campo con Khedira y el joven Bentancur supliendo la baja de Pjanic por sanción. Zidane, por su parte, volvió a sorprender en su once inicial. Rompió su 4-3-3 tradicional y apostó por un 4-4-2 en rombo, con Casemiro de cierre, Kroos y Modric de timones del equipo e Isco justo detrás de los dos arietes blancos que aquella noche visitaban Italia con la tercera equipación color azul turquesa: Karim Benzema y Cristiano Ronaldo. La operación no pudo salir mejor.
 
Alineaciones / Fuente: BESOCCER
 
Desde el arranque del encuentro, el combinado madrileño, a pesar de no hacerse con el control del juego, sí supo mover el balón y generar espacios. Además, con ese tempranero gol del portugués, la Juventus se vio obligada a salir a presionar arriba y su idea del partido se desmoronó como un castillo de naipes. Durante toda la primera parte, se mantuvo milagrosamente ese 0-1 a favor de los visitantes. Y fue milagroso porque el partido estaba totalmente roto. Más bien se asemejaba a un partido de baloncesto. Se convirtió en un intercambio constante defensa-ataque, casi sin medio campo. Y aunque el Real Madrid se fue a los vestuarios con un 52% de posesión de pelota, los de Turín gozaron de varias ocasiones de gol. Tanto Dybala como Douglas Costa conseguían internarse permanentemente en el área defendida por un gran Keylor Navas, que consiguió evitar bajo el larguero el gol del empate tras un remate a bocajarro de Higuaín.
 
Sin embargo, ya en la segunda parte, cuando la Juve mejor estaba jugando, llegó el tanto que dio la vuelta al mundo. Un error clamoroso entre Chielini y Buffon hizo que Cristiano Ronaldo robara el balón casi en la línea de fondo. Echó el balón atrás hacia Lucas Vázquez. Éste salió rechazado tras impactar con el propio Chielini, le cayó a Carvajal, la centró y Ronaldo puso la magia. Una espectacular chilena que pasará a la historia del deporte rey por su complejidad y su belleza. Se elevó nada más y nada menos que 2,40 metros. 
 
 
En ese momento, la afición juventina, que había abucheado al luso desde su llegada, convirtió los pitos en aplausos. Un gol que dejó muy tocado a los locales y que se saldó con la expulsión de Dybala tras una entrada peligrosa a Carvajal sin balón por pura impotencia. El pase a semifinales quedó encarrilado con el tercer y último gol de Marcelo tras una jugada al primer toque entre el brasileño, Cristiano e Isco.
 
Allegri, el entrenador italiano, trató de aferrarse a la eliminatoria sacando toda la artillería que tenía en el banquillo: cambió a Asamoah, a Khedira y a Douglas Costa por Cuadrado, Mandzukic y Matuidi pero los cambios llegaron tarde. Con un jugador menos sobre el césped y con un 0-3 en contra, la Juventus bajó los brazos. Aún así, para evitar cualquier sorpresa, Zidane sacó a Kovacic en sustitución de Modric para no perder fuerza en el centro del campo, con lo que quedaba contrarrestado cualquier intento de llegar a la portería de Navas. Todavía queda el choque de vuelta en el Santiago Bernabéu, pero todas las casas de apuestas dan por favorito al conjunto español tras la atípica victoria en un estadio tan complicado.
 
Desarrollo en Drupal por Suomitech