GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

David Ortega: "Nuestros problemas hemos de resolverlos nosotros mismos"

Entrevista
Nacional
La agenda mediática y política de Madrid está centrada actualmente en todos los casos de corrupción que se están destapando de los mandatos de Esperanza Aguirre e Ignacio González en la Comunidad de Madrid, y Ana Botella en el Ayuntamiento. David Ortega, excandidato a la alcaldía en 2011 y 2015, ha hablado con nosotros para explicarnos qué problemas existen en Madrid y cómo fue su etapa como político.

Era una tarde fría de marzo. La capital seguía preparándose para recibir los últimos coletazos de la borrasca Félix. Y al  igual que el tiempo, la política madrileña está sufriendo también los coletazos fruto de las tramas de corrupción de los mandatos de Esperanza Aguirre y José Ignacio González. Sobre ello, tiene mucho que decir David Ortega Gutiérrez, excandidato a alcalde de La Villa por UPyD. Entramos en su despacho del edificio de Departamental de la URJC de Vicálvaro y vemos una serie de fotos suyas, recuerdos de los actos más importantes a los que ha acudido como profesional y político. Le planteamos la incógnita de qué le está ocurriendo a Madrid ahora mismo.

Le resultaba difícil definir un problema que fuese el principal: Madrid sufre mucho la contaminación, servicios sociales, vivienda social… Hay que tener en cuenta que estamos hablando de la cuarta ciudad más grande de Europa, donde viven alrededor de tres millones y medio de personas, pero por aquel entonces había un serio quebradero de cabeza con la deuda pública. De hecho, casi todas las medidas del equipo de Manuela Carmena se han basado en recortar y ajustar presupuestos para una partida de cinco mil millones de euros. Pero, ¿a qué se debe ese incremento de los intereses? David Ortega lo achaca al sobregasto que tuvieron las obras de la M-30. Toda una lucha sobra la que giró su esfuerzo.

En 2010, siendo un simple concejal, fue elegido por primarias candidato al Ayuntamiento de Madrid para las elecciones municipales de 2015. Ganó logrando el apoyo del 81 % de los militantes, y se convirtió en todo un referente del partido. Nos cuenta con gran nostalgia que uno de sus mejores momentos en política fue cuando en 2011, rompieron todas las estadísticas y lograron entrar en el Pleno 5 concejales. Todo un logro para un partido nuevo, nacido de la nada y que rompía por primera vez la hegemonía PP-PSOE. Por el contrario, su peor recuerdo fue cuando se deshizo UPyD. Cuenta que “pusieron miles de horas de trabajo, de esfuerzo y de ilusión para construir UPyD, y es muy triste ver como tu castillo, por diversos motivos, se derrumba”.

Aquel joven candidato se caracterizó por llevar una línea más dura de la oposición contra el gobierno regional, presidido entonces por el Partido Popular de Ana Botella. Pero también tomó decisiones significativas que en ocasiones le produjeron a él y a su grupo duras críticas. Ejemplo de ellas, su oposición a la candidatura olímpica de Madrid 2020 o su decisión de renunciar a parte del equipo de asesores que le correspondían a UPyD, denunciando casos de enchufismo tanto en el PSOE como en el PP. Sin embargo, afirma que no recibió muchas presiones por parte de los demás grupos parlamentarios, aunque una vez quisieron demandarle por denunciar públicamente la forma de financiación de los medios locales de Madrid. Pero al margen de ello, guarda muy buena relación con otros parlamentarios como Jaime Lissavetzky, perteneciente al PSOE.

Sin embargo, su lucha contra estos problemas no le bastó para ganarse al pueblo madrileño. En las pasadas elecciones municipales de 2015 donde ganó el equipo de Ahora Madrid con Manuela Carmena al frente, UPyD cayó duramente derrotado. Fue una muerte anunciada para el partido. Nueve días después de las elecciones generales del 20 de diciembre, David Ortega se dio de baja y dio por finalizada su actividad política para centrarse nuevamente en la docencia en la Universidad Rey Juan Carlos, Universidad de la cual es vicerrector.

Fue una etapa dulce para David Ortega. No todo fue sacrificios y disgustos. Aún recuerda lo mucho que tuvo que andar por cada distrito, cada barrio y cada calle Madrid. Tuvo que ver mucha pobreza en lugares como Cañada Real, pero también la amabilidad y la hospitalidad de la gente. Al final, los pequeños detalles, sentir el calor de los seres queridos y la satisfacción que causa un trabajo bien hecho es lo que marcará la historia de David Ortega: un hombre que prefiere la docencia a la política pero que en un momento de su vida fue valiente e intentó cambiar las cosas. “Fuimos ingenuos”, alega, “pero los problemas de los españoles los han de resolver los españoles, no los alemanes, ni los ingleses, ni los franceses”. Al igual que todo lo que ha acontecido en Cataluña en los últimos meses. Cree que debe haber voluntad política seria y respetar el Estado de Derecho siempre.

La entrevista concluyó con una reflexión: ¿Volverá David Ortega a la política? Quién sabe. Puede que en el futuro, le llegue a su mesa llena de papeles y carpetas una gran oferta que no pueda rechazar. Por el momento, ha cerrado ese capítulo del libro y prefiere seguir dando clase y formando a nuevas generaciones de personas.

Desarrollo en Drupal por Suomitech