GlocalPressUrjc

Menú principal

Se encuentra usted aquí

Anorexia y bulimia: cada vez más común

Reportaje
Sociedad
Infografía de trastornos alimenticios: elaboración propia
La presión de los medios y las redes sociales son la principal causa de estas enfermedades, según los expertos en Alcalá de Henares

La bulimia y la anorexia son mucho más que una moda, o la obsesión por verse bien. Son enfermedades psiquiátricas graves, que en la mayor parte de los casos, se convierten en crónicas y cuyo porcentaje de mortalidad es el más alto dentro de las enfermedades psiquiátricas.

Anorexia y Bulimia

Para entender estas enfermedades, primero hay que delimitar muy bien qué son. Begoña Rodríguez, psicóloga clínica en el Centro Mensana de Alcalá de Henares nos explica la diferencia entre Anorexia y Bulimia.

La anorexia nerviosa es la falta anormal de ganas de comer, normalmente encuadrado dentro de un marco depresivo. Actúa principalmente sobre mujeres, aunque también las sufren hombres, y destaca en las jóvenes. Pero cada vez es más común en niños menores de 13 años.

En cuando a la bulimia, no es solo lo evidente, que es la provocación del vómito, sino también las ganas desmesuradas de comer constantemente, normalmente nada sano, que termina en provocación del vómito por sentimiento de culpabilidad. Al igual que la anorexia, se produce de forma más habitual en mujeres jóvenes.

Estos desórdenes alimenticios provocan, entre otros problemas: osteoporosis, pérdida de masa muscular, frecuencia cardiaca y presión arterial bajas que derivan en fallos cardiacos, pérdida del cabello, dolores abdominales… Pero incluso más peligrosos son los problemas psicológicos y sociales: trastornos afectivos, ansiedad, síntomas obsesivos compulsivos con la comida, sentimiento de culpa extremo que puede conllevar al intento de suicidio o abandono de actividades laborales.

Su trastorno les lleva a mentir, engañar y hacer daño a los que les rodean con tal de no comer. Es destructiva mentalmente y puede llevar a la persona enferma a inventar cosas para justificar su conducta. Siempre hay una negación absoluta ante el problema, y suelen necesitar un hecho duro en su vida (como que las ingresen), para darse cuenta de que sufren un grave problema. La recuperación es muy lenta, y muchas nunca se llegan a recuperar del todo.

Además de Mensana, en Alcalá de Henares encontramos numerosos centros que tratan estos trastornos almenticios, entre los que se encuentran: ADANER (la asociación en defensa de la atención a la anorexia y bulimia), el Centro Complutense o el Hospital Principe de Asturias, y numerosos psicólogos y psiquiatras independientes.

Causas de la enfermedad

“La culpa es de facebook”. Así titula ADANER un artículo publicado en su página web en el que numerosos estudios demuestran que las redes sociales contribuyen a los trastornos alimenticios en los más jóvenes. Entre sus causas, además, existen ciertos factores genéticos y biológicos, pero en la mayoría de los casos está relacionado con la personalidad. Normalmente se trata de chicas jóvenes, inteligentes, exigentes consigo mismas, perfeccionistas y con baja autoestima.

De la baja autoestima y la obsesión por la delgadez tiene la culpa, en gran parte, la sociedad en la que vivimos y el canon de belleza establecido por las revistas y la televisión, hasta el punto de asociar la delgadez a la belleza, y al éxito. Aunque se esté avanzando poco a poco en este sentido, seguimos viendo a la extrema delgadez desfilar por las mejores pasarelas, y rostros escuálidos en las revistas de moda.

A esto se le suma un factor que hasta hace unos años no existía: las redes sociales. En Facebook, Youtube o Instagram, han proliferado en poco tiempo las llamadas “bloguers de moda”, “influencers” o “it girls”, ejerciendo una tremenda influencia en jóvenes de entre 15 y 20 años, principalmente.

Este el caso de la polémica Eugenia Cooney, conocida por ser “influencer”, pero cuestionada por su extrema delgadez. Esta joven de 22 años pesa 27 kilos y cuenta con más de 875.000 suscriptores en su canal y más de 400.000 seguidores en Instagram, un público compuesto en gran parte por chicas entre 12 y 21 años de edad.

Eugenia ha sido acusada de inducir la anorexia al exhibir orgullosamente su extrema delgadez como si se tratara de algo normal. Ya se han iniciado varias campañas en contra de ella, y se han recaudado hasta 20.000 firmas exigiendo a YouTube que se cierre su canal. 

Desarrollo en Drupal por Suomitech